Test Melisa

Índice Test Melisa

Introducción

La exposición continua a los metales en la joyería, los implantes dentales y amalgamas, cosméticos, prótesis articulares, marcapasos, o incluso a las monedas, puede conducir a problemas de salud, ya que puede causar una reacción alérgica (Hipersensibilidad tipo IV). El test MELISA es un análisis de sangre que permite detectar qué personas sufren un proceso de estas características y determinar frente a qué metales el cuerpo produce un rechazo con el fin de tomar las medidas oportunas.

Los síntomas típicos de la alergia a metales son la fatiga crónica y la inflamación. Por ejemplo, una alergia al níquel puede producir enrojecimiento y picor de la piel cuando entra en contacto con los objetos que contienen níquel, como relojes, botones de pantalones vaqueros o joyas baratas. Otro signo puede ser la aparición de síntomas de gripe un día o dos después de la exposición a alguna amalgama a través de un trabajo dental.

La alergia a metales es común en pacientes con diversas enfermedades que afectan la piel (psoriasis, eccema), enfermedades autoinmunes (esclerosis múltiple, lupus eritematoso sistémico, tiroiditis, síndrome de Sjögren) y enfermedades gastrointestinales. Los pacientes con síntomas de fatiga profunda de etiología incierta (fibromialgia, síndrome de fatiga crónica) pueden sufrir alergia inducida por metales.

Es importante diferenciar entre la alergia a metales y toxicidad de metales. El test MELISA no mide los niveles de metales en el cuerpo; mide si el paciente está sufriendo un proceso de hipersensibilidad tipo IV o no. En caso de intoxicaciones por metales pesados hay que sobrepasar unos niveles de concentración de dichos metales en los diferentes tejidos para empezar a tener problemas. Para las personas alérgicas, no existe un límite de “seguridad”. Incluso las trazas de una sustancia pueden causar o agravar problemas de salud si la sustancia desencadena una reacción inmunológica.

¿Qué es la alergia retardada o hipersensibilidad tipo IV?

El sistema inmunitario es necesario para defendernos contra las infecciones. Sin embargo, las respuestas inmunitarias son capaces de causar lesiones tisulares y enfermedades, esta situación se puede presentar cuando la respuesta se dirige frente a nuestros propios tejidos, lo que se conoce como autoinmunidad, o cuando se produce una reacción mal regulada o descontrolada frente a moléculas externas, lo que se conoce como reacciones de hipersensibilidad.

Las reacciones de hipersensibilidad se clasifican en función del principal mecanismo inmunitario responsable de la lesión tisular y de la enfermedad:

Las hipersensibilidades I, II y III están mediadas por la síntesis de anticuerpos, ya sean IgE o IgG. Sin embargo la reacción de hipersensibilidad tipo IV no supone un aumento en la síntesis de anticuerpos, sino que implica un aumento de la actividad celular de los linfocitos T (Glóbulos blancos) frente a antígenos ambientales. Este aumento de actividad celular implica un incremento en la liberación de mediadores proinflamatorios responsables de la sintomatología.

Este tipo de reacciones de hipersensibilidad no se pueden diagnosticar mediante los métodos clásicos basados en la cuantificación de los niveles de anticuerpos IgE o IgG específicos ya que no se produce un aumento de los mismos durante el proceso. El test MELISA es una prueba de laboratorio reconocido y aprobado en el que se valora la actividad celular de los linfocitos mediante dos métodos simultáneamente.

El test MELISA

Test MELISA, hipersensibilidad a metales

MELISA es un acrónimo de Memory Lynfocyte Immunostimulation Assay. Es decir,Ensayo de Inmunoestimulación de Linfocitos de Memoria.

El test MELISA es el único análisis de sangre validado científicamente para diagnosticar hipersensibilidad tipo IV. Se realiza bajo licencia concedida por la Fundacion MELISA. La técnica se realiza bajo la supervisión de la Fundación y la tecnología está protegida por la marca registrada para asegurar que todas las pruebas se realicen con el mismo método y sean de alta calidad.

Existen múltiples publicaciones que avalan la eficacia y la utilidad clínica el test MELISA.

En un principio el test MELISA se diseñó para el diagnóstico de la alergia a metales, pero la prueba también se está preparada para valorar hipersensibilidad celular frente a medicamentos, alimentos, productos químicos y agentes infecciosos.

MELISA también se utiliza para diagnosticar la Borreliosis activa y parece ser una prueba más precisa para el diagnóstico de la enfermedad de Lyme que las pruebas estándar (Western Blot, PCR).

En el test MELISA se aíslan los linfocitos de una muestra sanguínea y se enfrentan a una serie de sustancias (alergenos) seleccionados de acuerdo a la anamnesis del paciente, historia dental y ocupacional del paciente (Consultar cuestionario) o a los requerimientos de su médico. Los linfocitos se incuban en estas condiciones durante 5 días, tras los cuales se valora la actividad celular mediante dos métodos diferentes. El índice de reactividad obtenido se compara con un patrón obtenido tras cultivar los linfocitos en las mismas condiciones pero sin enfrentarlos a ningún alergeno. Un valor de índice superior a 3 indica una reacción positiva a un alergeno determinado. En el informe analítico se expresan los índices obtenidos para cada uno de los alergenos estudiados junto con una serie de consejos en función de los resultados obtenidos.

(Consultar Interpretación de los resultados).

Folleto Test Melisa

Centro Diagnóstico Calderón y Test MELISA

El test MELISA es un análisis de sangre que se realiza bajo licencia concedida por la Fundacion MELISA. La técnica se realiza bajo la supervisión de la Fundación y la tecnología está protegida por la marca registrada para asegurar que todas las pruebas se realicen con el mismo método y sean de alta calidad.

Desde Octubre de 2014 Centro Diagnóstico Calderón es el 8º laboratorio en el mundo al que se le concede la licencia para poder realizar el test MELISA en sus instalaciones.

Publicaciones

Inflamación inducida por Mercurio: Otro ejemplo de síndrome de ASIA

Stejskal V. Isr Med Assoc J. 2013 Nov;15(11):714-5.

Se describe la aparición de una gran cantidad de síntomas psyco-neuro-inmunológicos (también llamados ASIA o síndrome Shoenfeld) en tres pacientes diferentes: Segal y colaboradores presentan una mujer de 85 años que se sometió a reemplazo total de cadera y los efectos secundarios experimentados. La prueba del parche mostró hipersensibilidad al cobalto y cromo. Los componentes metálicos fueron sustituidos por la cerámica y los síntomas desaparecieron. El segundo caso, reportado por Pineda y equipo, se refiere a una mujer de 53 años de edad con implantes mamarios. Restos de silicona fueron encontrados en los nodos linfáticos, se recomendó la extracción de sus implantes. Finalmente, Cruz-Domínguez y colaboradores presentan el caso a la reflexión de un paciente expuesto por vía subcutánea a una gran cantidad de mercurio metálico. El caso ilustra que el mercurio podría actuar como un adyuvante potente, la inducción de ASIA.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/wp-content/uploads/2013/04/Mercury-Induced-Inflammation.pdf

 

Inflamación inducida por metales desencadena la fibromialgia en pacientes alergia a metales

Stejskal V, Öckert K, Bjørklund G. Neuroendocrinol Lett 2013; 34(6):559–565.

Este artículo estudia la frecuencia y la relevancia clínica de la alergia a metales en 15 pacientes con fibromialgia. La alergia a metales se midió mediante un test de transformación de linfocitos, MELISA®. Diez mujeres sanas agrupadas por edad se utilizaron como grupo control. La reducción de la exposición al metal en las pacientes con fibrmialgia se logró mediante la sustitución de las restauraciones dentales de metal y evitando otras fuentes conocidas de exposición a metales. La evaluación objetiva de la salud se realizó 5 años después de iniciado el tratamiento. La evaluación subjetiva de la salud se realizó mediante cuestionarios a los 2, a los 5 y en algunos casos a los 10 años después de iniciar el estudio. También se realizó un seguimiento con el test MELISA. Todos los pacientes con fibromialgia dieron positivo para al menos uno de los metales ensayados. El examen objetivo 5 años más tarde mostró que la mitad de los pacientes no cumplieron el diagnóstico de FM, el 20% había mejorado y el 30% restante todavía tenía FM. Todos los pacientes reportaron una mejoría subjetiva de la salud.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/wp-content/uploads/2013/04/Metal-induced-inflammation.pdf

 

Cirugía ortopédica en un paciente con alergia a metales

Adala R, Chakravarthy M, Srinivas V, Pai S. J Cutan Aesthet Surg. 2011 Jan-Apr; 4(1): 67-68.

Cuando pacientes con hipersensibilidad a metales se presentan para cirugías que requieren prótesis metálicas, surgen problemas acerca de la elección de la prótesis. Nosotros presentamos el caso de un paciente con probada sensibilidad a cobalto, cromo, níquel y molibdeno, que requirió la sustitución bilateral de las rodillas por osteoartritis y fue operado con éxito con una prótesis de titanio. El test MELISA del paciente reveló una alergia fuerte frente al níquel y al cromo y unos resultados débilmente positivos frente al cobalto y al molibdeno. Basándonos en los resultados del test MELISA escogimos un implante de titanio con una inserción de polietileno para evitar una posible alergia al metal Basándonos en el informe. Nuestro caso demuestra la necesidad de una investigación adecuada con pruebas como el test MELISA y la historia clínica apropiada para este tipo de pacientes.

Ver artículo: http://europepmc.org/articles/PMC3081493/reload=0%3bjsessionid=8S8KM7KU1n67yh1pCLXc.140

 

El papel de los factores ambientales en la tiroiditis autoinmune.

Hybenova M, Hrda P, Procházková J, V Stejskal, Sterzl I. Neuro Endocrinol Lett. 2010; 31 (3) :283-9.

Los factores ambientales pueden jugar un papel importante en el desarrollo de tiroiditis autoinmunes (AT) y otras enfermedades autoinmunes. En este artículo se revisa el papel de los metales pesados y agentes infecciosos en AT. Se ha encontrado que los pacientes con AT y otras enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, la psoriasis, el lupus eritematoso sistémico y el eczema atópico, muestran un aumento reactividad in vitro de los linfocitos para el mercurio inorgánico, níquel y otros metales en comparación con controles sanos. La fuente importante de mercurio es la amalgama dental. La sustitución de las amalgamas en los sujetos con alergia a mercurio tiene como resultado una mejora de la salud en un 70% de los pacientes.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/Hybenova_2010.pdf

 

Diagnóstico y tratamiento de los efectos secundarios inducidos por metales

Stejskal V, Hudecek R, Stejskal J, Sterzl I. Neuro Endocrinol Lett 2006; 27 (Supl 1): 7-16

Este artículo aborda tanto el método de parche cutáneo como las pruebas de sangre in vitro para el diagnóstico de alergia a metales. Los dos tests se probaron en 15 pacientes que sufrían de sensibilidad clínica a metales, además de otros problemas de salud. La concordancia de los dos ensayos fue buena, pero el test MELISA detecta alergias a más metales que los parches cutáneos. La eliminación de material dental incompatibles resultó en mejora de la salud a largo plazo en la mayoría de los pacientes.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/Metal-induced-side-effects.pdf

 

LTT-MELISA es clínicamente relevante para la detección y seguimiento de sensibilidad a metales

Valentine-Thon E, K Müller, Guzzi G, Kreisel S, Ohnsorge P, Sandkamp M. Neuro Endocrinol Lett 2006; 27 (Supl 1): 17-24

La sangre de 700 pacientes fue probado frente un total de 26 metales mediante el validado test LTT-MELISA. Para la prueba de reproducibilidad, se realizaron 391 pruebas frente a un metal en 63 pacientes en paralelo. Por último, para evaluar la relevancia clínica, 14 pacientes con exposición a metal conocido y que muestran síntomas locales (sequedad de boca, el liquen plano oral, Síndrome de ardor en la boca, el eccema) y / o sistémicos (infecciones crónicas, fatiga, trastornos autoinmunes, trastornos del sistema nervioso central, depresión) fueron probados y sus casos informados.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/MELISA-is-clinically-relevant.pdf

 

Hipersensibilidad al titanio: evidencia clínica y de laboratorio

Müller K, Valentine-Thon E. Neuro Endocrinol Lett 2006; 27 (Supl 1): 31-35

Cincuenta y seis pacientes que habían desarrollado los síntomas clínicos después de recibir implantes a base de titanio se pusieron a prueba en la prueba MELISA contra 10 metales. De los 56 pacientes, 54resultaron sensibles al titanio mediante parches cutáneos, así como con otros metales. Los implantes se retiraron en 54 pacientes. Después de la retirada de los implantes, los 54 pacientes mostraron una mejoría clínica notable.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/Hypersensitivity-titanium.pdf

 

Microanálisis de los metales en las restauraciones dentales como parte de un enfoque diagnóstico de las alergias de metal

Muris J, Feilzer A. Neuro Endocrinol Lett 2006; 27 (Supl 1): 49-52

En este trabajo se describe un método de diagnóstico desde el punto de vista de un dentista, que permite el análisis de los metales en la cavidad oral de un paciente. Si se sospecha de alergia a los metales, un microanálisis se puede utilizar para determinar qué metales están presentes en las restauraciones. Se describe el caso de dos pacientes con alergia al níquel en los que la retirada de los materiales que contienen níquel tuvo como resultado el alivio de los síntomas y la mejora de la salud.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/Micro-analysis.pdf

 

El efecto beneficioso de la sustitución de la amalgama en la salud en pacientes con autoinmunidad

Prochazkova J, Sterzl I, Kucerova H, J Bartova, Stejskal V. Neuro Endocrinol Lett.2004; 25 (3) :211-218

Este estudio examina el impacto en la salud de la sustitución de las amalgamas en pacientes con alergia al mercurio y con problemas de autoinmunidad. También se examinó la idoneidad del test MELISA para la selección de pacientes susceptibles y la vigilancia de la sensibilización. Los empastes de amalgama, que fueron el material de restauración único en los dientes de los pacientes, fueron sustituidos por materiales compuestos y materiales cerámicos. El seguimiento del estado de salud y la reactividad de los linfocitos fueron evaluados y evaluados medio año o más después de la retirada de amalgama.

El test MELISA indicó que la reactividad in vitro después de la sustitución de la amalgama dental disminuyó significativamente frente al mercurio inorgánico, la plata, el mercurio y el plomo orgánico. De los 35 pacientes, el 71% mostró una mejora de la salud. En el resto de los pacientes no se observaron cambios o se apreció un empeoramiento de los síntomas. Se observó la mayor tasa de mejoría en los pacientes con esclerosis múltiple, mientras que la tasa más baja se observó en pacientes con eccema.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/Mercury-and-autoimmunity.pdf

 

Validez de MELISA para las pruebas de sensibilidad a metales

Valentine-Thon E, Schiwara HW, Neuro Endocrinol Lett.2003; 24 (1/2) :57-64

OBJETIVO: Este estudio se llevó a cabo para evaluar la reproducibilidad, sensibilidad, especificidad y fiabilidad del test MELISA para detectar sensibilidad frente a metales en los pacientes con síntomas clínicos de una hipersensibilidad de tipo IV frente a metales.

DISEÑO: se probó la sangre de 250 pacientes mediante el test MELISA frente a un máximo de 20 metales diferentes en 2 ó 3 concentraciones. Se analizaron la frecuencia y distribución de la reactividad frente a metales, la sensibilidad y especificidad de la reactividad frente al níquel en los pacientes con y sin confirmación o sospecha de sensibilidad frente al níquel, y el papel de la concentración de linfocitos y de la concentración de mercurio inorgánico.

RESULTADOS: entre los 250 pacientes, la reactividad a 0, 1, 2, 3, 4, o 5 frente a metales fue de 26%, 36%, 15%, 12%, 6%, y 5%, respectivamente. La reactividad fue más frecuente frente al níquel (73%), seguido de titanio (42%), cadmio (18%) de oro (17%), paladio (13%), plomo (11%), berilio (9%), mercurio inorgánico (8%), estaño (8%), y de fenilmercurio (6%). Todos los pacientes (n = 15) con alergia al níquel, confirmados o sospechosos, fueron positivos en MELISA, mientras que los pacientes sin sospecha de alergia frente al níquel fueron negativos (n = 6) o con muy baja positividad (n = 4) en MELISA.

CONCLUSIÓN: El test MELISA es reproducible, sensible, específico y fiable para detectar sensibilidad frente a metales en los pacientes sensibles.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/Validity-of-MELISA.pdf

 

Un nuevo test de transformación linfocitaria (LTT-MELISA) para la Borreliosis de Lyme (LB)

Valentine-Thon E, Ilsemann K, Sandkamp M. Diagn Microbiol Infect Dis. 2006 27 de julio

En este estudio, se describe el desarrollo y la relevancia clínica de un nuevo método LTT utilizando un formato validado (MELISA) frente a antígenos recombinantes y específicos de Borrelia bien definidos. De una selección inicial de 244 pacientes con sospecha o enfermedad de infección por Borrelia, se seleccionaron 4 antígenos recombinantes informativos: OspC (Borrelia afzelii), p41-1 (Borrelia garinii), p41-2 (B. afzelii) y p100 (B. afzelii ). Después de eso, para determinar la especificidad se evaluaron mediane LTT-MELISA 30 controles sanos y seronegativos, 68 pacientes fueron evaluadas en paralelo para determinar la reproducibilidad, y 54 pacientes sintomáticos con linfocitos reactivos fueron evaluados antes y después de la terapia con antibióticos para evaluar la relevancia clínica. La mayoría (86.2%) del 36,9% (90/244) pacientes positivos LTT-MELISA fueron seropositivos y mostraron síntomas de LB activo. La especificidad fue del 96,7% y la reproducibilidad 92,6%. Después de la terapia, la mayoría de los pacientes (90,7%) mostraron resultados negativos o marcadamente reducidos, lo que se correlaciona con la mejoría clínica. Este nuevo ensayo LTT-MELISA parece correlacionarse con LB activo y puede tener importancia diagnóstica para confirmar LB en casos clínicamente y serológicamente ambiguas.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/MELISA-Lyme.pdf

 

-Reactividad de linfocitos específica frente a metales es regulada a la baja después de la sustitución de metales dentales.

Yaqob A, Danersund A, Stejskal VD, Lindvall A, Hudecek R, Lindh U. Neuro Endocrinol Lett. 2006 Feb-Apr; 27 (1-2) :189-97.

Este estudio se realizó para evaluar los resultados y la relevancia clínica de una prueba de proliferación de linfocitos optimizado, MELISA, para la inflamación inducida por metales en los pacientes con síntomas inespecíficos de síndrome de fatiga crónica. El tratamiento de pacientes consistió en la sustitución de los materiales dentales incompatibles (RID) junto con la terapia antioxidante de apoyo. A 513 pacientes se les realizó el test MELISA al comienzo del estudio. De este grupo, 248 pacientes estaban disponibles para el seguimiento MELISA después RID. El reemplazo de los materiales dentales incompatibles tuvo como resultado la disminución de la sensibilidad linfocitaria frente a metales inducida in vitro, así como en la mejora del estado de salud de la mayoría de los pacientes con síntomas inespecíficos de síndrome de fatiga crónica.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/Yaqob_2006.pdf

¿Las amalgamas dentales son un riesgo para la salud?

Leunis JC, Le Journal du Dentiste 2002;242:1-4

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/Leunis.pdf

 

El papel de los metales en la autoinmunidad

Stejskal J, Stejskal V. . Endocrinol Lett 1999; 20:351-364

¿Puede alergia frente a metales hacer que el cuerpo se ataque a si mismo? Este artículo revisa los estudios científicos sobre el tema hasta ahora, y mira cómo alergia frente a metales puede jugar un papel en enfermedades como la esclerosis múltiple (MS), la artritis reumatoide (AR) y la esclerosis lateral amiotrófica (ALS). También se analiza el papel de la inflamación inducida por cambios en el eje hipotálamo-pituitario-adrenal (HPA) como una posible explicación del síndrome de fatiga crónica (SFC), la depresión y otros síntomas psicosomáticos observados en estas enfermedades.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/biomark.pdf

 

Linfocitos específicos frente a metales: biomarcadores de la sensibilidad en el hombre

Stejskal, V, et al. Endocrinol Lett. 2002;23(5-6):459-82

El estudio más grande de la historia MELISA se llevó a cabo con más de 3.000 pacientes que sufren diversos síntomas similares a la fatiga crónica, a menudo en combinación con la intolerancia frente a metales. El níquel se encontró que era el sensibilizador más común seguido de mercurio inorgánico, oro, cadmio y paladio. La sustitución de la amalgama y de otros metales dentales tuvo como resultado en la mejora de la salud para una mayoría de pacientes. Las pruebas de seguimiento MELISA mostraron que, para estos pacientes, la gravedad de su alergia también se había calmado.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/biomark.pdf

 

La alergia al níquel se encuentra en la mayoría de las mujeres con síndrome de fatiga crónica y dolor muscular – y puede ser desencadenada por el humo del cigarrillo y la ingesta dietética de níquel

Regland B, Zachrisson O, Stejskal V, Gottfries CG. Journal of Chronic Fatigue Syndrome, Vol. 8(1) 2001.

Doscientos cuatro mujeres con fatiga crónica y dolor muscular, sin signos de enfermedad autoinmune, recibieron inyecciones de estimulación inmune con una vacuna de estafilococo a intervalos mensuales durante 6 meses. Buena respuesta se definió como una disminución de al menos el 50% de la puntuación total en la escala de calificación de un observador. La alergia al níquel se evaluó como probable si el paciente tenía una historia positiva de hipersensibilidad de la piel por la exposición cutánea a objetos metálicos. Se registraron los hábitos de tabaquismo del paciente. Cincuenta y dos por ciento de los pacientes tenían una historia positiva de la dermatitis de contacto al níquel. Hubo significativamente mejores respondedores entre los no fumadores no alérgicos (39%) que entre los fumadores alérgicas (6%). También presentamos los informes de casos de pacientes de alergia al níquel que aparentemente mejoraron después del cese del hábito de fumar y de reducir su consumo de níquel en la dieta. Nuestras observaciones indican que la exposición al níquel, por la ingesta alimentaria o la inhalación de humo de cigarrillo, puede desencadenar la alergia sistémica al níquel y contribuir a síndromes de fatiga crónica y dolor muscular.

Ver artículo original: http://www.melisa.org/pdf/Lindh_2002.pdf

 

Los linfocitos específicos frente a mercurio: Una indicación de alérgicos frente a mercurio en el Hombre

Stejskal V, Forsbeck M et al, Journal of Clinical Immunology, vol. 16, No 1, 1996

En este estudio, 18 pacientes con liquen plano oral (LPO) adyacentes a los empastes de amalgama, se probaron in vitro con el test MELISA y con la prueba de parche cutáneo. Algunos de los pacientes también sufrían de síntomas sistémicos como artralgia, mialgia, eccema, diabetes y malestar crónico. Veinte sujetos sanos con empastes de amalgama y doce sujetos amalgama libre saludables sirvieron como controles. Los resultados mostraron que el grupo de pacientes tenía significativamente mayor reactividad frente al mercurio inorgánico, un producto de la corrosión de la amalgama, en comparación con el grupo de control. La eliminación de los empastes de amalgama se tradujo en la desaparición de los cambios de la mucosa oral, lo que indica una relación causal.

Preguntas más frecuentes

¿Qué es una alergia frente a metales?

Muchos metales cotidianos pueden causar una reacción alérgica de tipo IV en personas genéticamente predispuestas. Esta alergia es mediada por los linfocitos T (células blancas de la sangre) que han tenido contacto previo con un determinado alergeno (linfocitos de memoria). Cuando se exponen al alergeno sensibilizante, estos linfocitos de memoria responden mediante la ampliación (transformación de linfoblastos) y dividiendo (proliferación). Las células recién formadas (células efectoras), junto con sus citoquinas secretadas, median la reacción alérgica resultante. Para más información consulte ¿Qué es la alergia retardada o hipersensibilidad tipo IV?

Test MELISA, hipersensibilidad tipo IV, alergia a metales

¿Qué síntomas pueden indicar una alergia al metal?

El síntoma clásico de la alergia a los metales es la dermatitis de contacto (eccema). Además de los síntomas locales, la exposición crónica a metales puede causar una amplia gama de síntomas sistémicos. Alergia a los metales ha sido implicado en la etiología del síndrome de fatiga crónica (SFC), esclerosis múltiple (EM), la fibromialgia y la sensibilidad química múltiple (SQM).

 

¿ Qué metales pueden inducir una alergia?

Los alérgenos metálicos más frecuentes son el níquel, oro, paladio, diversos compuestos de mercurio, cobalto y cromo. De vez en cuando, otros metales pueden inducir respuestas positivas en el test MELISA, por ejemplo, berilio, titanio, estaño, platino y cobre.

 

¿En qué elementos cotidianos o productos médicos se pueden encontrar metales alergénicos?

Joyería, restauraciones dentales e implantes, cosméticos, prótesis de articulaciones de metal, stents vasculares, monedas, alimentos, medicamentos, tabaco, etc. Para más información consulte Selección de metales a analizar.

 

¿Representan ciertas ocupaciones un riesgo especial para la inducción de una alergia al metal? 

(Nota: esta lista no es exhaustiva).

  • Industria de la construcción (albañil, encofrador): el cromo, el cobalto.
  • Minería: el cromo, el cobalto.
  • Electricista, fotógrafo: cromo.
  • Construcción de aviones: berilio.
  • Peluquería, estética: níquel, titanio.
  • Galvanizadores: níquel, cromo, cobalto, mercurio.
  • Industria del caucho: cromo, cobalto.
  • Empleada del hogar: níquel.
  • Industria de la madera y papel: el cromo.
  • Zapatero: cromo.
  • Pintor: el cromo, el cobalto.
  • Trabajador del metal: cromo, níquel, cobalto.
  • Industria textil, dentista, técnico dental: níquel, mercurio.

 

¿En qué campos de la medicina puede una alergia a metales jugar un papel importante?

Medicina general, odontología, alergología, medicina del trabajo, traumatología, dermatología, medicina interna, pediatría y medicina ambiental.

 

¿Cómo se diagnostica una alergia al metal?

Con una prueba de de parches cutáneos o de manera más objetiva, sensible y segura, con el test MELISA.

 

¿Está la prueba MELISA validada clínicamente?

Sí, durante el desarrollo de la prueba por la Prof. Vera Stejskal, así como en los estudios de seguimiento por otros (véanse Publicaciones).

 

¿Cómo funciona el test MELISA?

Consultar “El test MELISA

 

¿Qué material es necesario para la prueba MELISA?

Un laboratorio MELISA necesita 20-40 ml de sangre en función del número de metales a analizar. La sangre se ha de elaborar en tubos especiales que contienen citrato de sodio (un anticoagulante). El paciente no debe tomar ningún medicamento inmunosupresor ya que puede afectar los resultados del examen. Ejemplos de tales medicamentos son esteroides, medicamentos para la alergia, la medicina anti-inflamatoria, analgésicos, etc.

 

¿Pueden las muestras de sangre se enviarán a un laboratorio?

Consultar “Quiero hacerme un test MELISA

 

¿Cuánto tiempo dura la prueba MELISA?

Los resultados están normalmente disponibles aproximadamente 7 días después de la recepción de la muestra

Casos reales

Síndrome de Fatiga crónica

Ante la sospecha de intoxicación por metales, este paciente se puso en contacto con el laboratorio MELISA en agosto de 1991 para pedir ayuda. El paciente escribe en su carta: “Tengo 27 años y he estado enfermo desde hace más de 10 años.” Como todos los pacientes evaluados con el test MELISA, el paciente primero tuvo que rellenar un cuestionario dando algunos antecedentes acerca de los síntomas y los implantes dentales. Esta información es necesaria para que el personal de laboratorio sepa cuales son los metales más indicados para analizar.

Este paciente recibió sus primeros empastes de amalgama en la edad escolar temprana, junto con varias vacunas. Debido a aplasia dental (falta de algún diente), el paciente tuvo dos puentes de oro insertados a la edad de catorce años. Sus síntomas comenzaron poco después “algo no sentía bien en mi cuerpo.” Él experimentó tensiones en los músculos de la mandíbula, dolores de cabeza y desequilibrio psíquico. A los 16 años, de repente comenzó a tener dolor de espalda severo y visión corta atenuada. Ya que los médicos fueron incapaces de explicar sus síntomas, le dijeron “deje de preocuparse y aprenda a vivir con ello.” Naturalmente, se sintió frustrado y pronto se le clasifica como tímido. El diagnóstico en junio de 1991 por insuficiencia psicológica. Después de una visita al dentista en julio de 1991, sus síntomas se intensificaron. Describe algunos de los síntomas somáticos como: fatiga crónica, hormigueo y entumecimiento en los brazos y las piernas, sabor metálico en la boca y zumbido en los oídos; y psicosomáticos: depresiones, ansiedad e irritabilidad. Concluye su carta: ” Quiero ser tomado en serio, algo que nunca he estado por los médicos” El paciente fue reportado como enfermo crónico desde el 8 de agosto de 1991 Probado para la sensibilidad a metales con MELISA, estos son los resultados:

Evaluación de los resultados de la prueba:
Alergia fuerte a paladio y estaño.
Respuesta positiva (alergia) al platino y titanio.

La prueba confirmó las sospechas del paciente que era alérgica a algunos de los metales en sus empastes dentales. Según el productor del puente de oro en la mandíbula inferior contenía los siguientes metales: oro, paladio, plata, cobre, zinc, indio y estaño. El puente en la mandíbula superior contenía oro, platino, paladio, plata, estaño, indio y rutenio.

De agosto a diciembre de 1991 el paciente tomó suplementos de vitaminas y selenio para fortalecer su sistema inmunológico. En enero de 1992 un dentista capacitado en el procedimiento de extracción adecuado reemplazó los puentes de oro (que contenía paladio) y los empastes de amalgama de plata (que contienen estaño) por composite y cerámica. La recuperación fue casi instantánea. En agosto de 1992, un año después de su primer contacto con el departamento de inmunotoxicología, llamó y dijo “estoy sano ahora.”

 

Soriasis

Una mujer de 31 años de edad comenzó a sufrir de psoriasis vulgaris a los 17 años. A partir de la edad de 10 años, fue tratada con los siguientes metales dentales: Oro, paladio, plata, cobre y níquel. En 1994, se mostró reacciones positivas en la prueba de estimulación de linfocitos a los ácaros del polvo, níquel, plata, oro, paladio y titanio. Todos los metales dentales causales sospechosos se retiraron y se cambió a las resinas. La ropa de cama fue cambiada a ropa de cama libre de ácaros. Se produjo una marcada mejora de forma espectacular en tres meses.

 

Esclerosis múltiple

Este paciente (nacido en 1956) obtuvo su primer relleno dental a la edad de nueve años. En su empleo más tarde como operador de soldadura se vio expuesto a los humos metálicos. Durante el período 1974-1984 tuvo cinco empastes, todos ellos con TMS-tornillos (de metales no preciosos propensas a la corrosión), uno de ellos con plomo y fenil mercurio, y otro con amalgama. Cuando la esclerosis múltiple se diagnostica en 1984, se sospecha que su enfermedad podría tener una conexión con la sensibilidad frente a los metales. Para seleccionar sustancias para probar con el test MELISA, su dentista raspó un poco de metal de sus empastes de oro. Al día siguiente, el paciente se enfermó gravemente y no podía caminar. El paciente fue tratado con un quelante de metales (que se une y elimina los metales del cuerpo) y los agentes inmunosupresores que “lo pusieron en pie” de nuevo. El test MELISA demostró que era alérgico a varios metales

Evaluación de los resultados de la prueba: Respuesta positiva (alergia) a cloruro de mercurio, a fenil mercurio, cadmio, níquel, titanio, cobalto, cromo, paladio. Negativo en oro.

Después de la extracción de un diente con la raíz llena, se produjo una mejora sorprendente. El paciente no necesitó la muleta más y llamó al laboratorio lleno de de alegría. Sin embargo, en el siguiente tratamiento dental el dentista trató de “limpiar” la raíz llena de los dientes delanteros en un intento de salvarlos. Al día siguiente el paciente fue de nuevo incapaz de caminar.

 

Autismo

Antoine, niño de 7 años
Sano al nacer (julio de 1995).
Los primeros síntomas de autismo como bebé; fuertes agravaciones de síntomas en 15 a 18 meses.
Diagnóstico del autismo: junio de 1996, 11 meses de edad.
Los efectos secundarios de la vacunación: Fiebre durante tres días.
Problemas de salud: problemas digestivos, alergias a los alimentos (productos lácteos), lesiones cutáneas, eccema, erupciones y la irritación por el contacto de metal
Madre: manipulación dental durante el embarazo, intolerancia a los pendientes de metal

Antecedentes de vacunación de Antoine:

Algunas de las vacunas administradas contenían thimerosal (las indicadas en verde), un conservante de mercurio orgánico.

El calendario vacunal de Antoine fue el siguiente:
10 1995: Polio + Hib (Heamophilius influenza tipo B) + Combivax (Difteria-Tétanos-Pertussis)

1 1995: Hib + Combivax

12 1995: Hib + Combivax

02 1996: Engerix-B (Hepatitis B)

07 1996: Engerix-B

Ago 1996: Engerix-B

10 1997: Hib + MMR (Sarampión-Paperas-Rubéola)

07 1997: polio oral + Combivax

Resultados del Test MELISA mostraron una fuerte hipersensibilidad frente al thimerosal y al metil mercurio y débilmente al etil mercurio

 

Paciente con dificultades de concentración, pérdida de memoria y problemas de coordinación y con alergia al mercurio y oro

Mujer de 51 años, se presentó con trastornos en el sistema nervioso central (SNC), dificultades de concentración, pérdida de memoria y problemas de coordinación. También sufría de fatiga, depresión, debilidad muscular e infecciones crónicas. Estuvo expuesta a empastes de amalgama y coronas Au / Pd y también a el pentaclorofenol y lindano en su casa. Todas las pruebas de piel con la serie estándar y metales fueron negativas. Con el test MELISA mostró una fuerte sensibilización múltiple a metales, especialmente a HgCl2 y Ni. Se sometió a la eliminación de la amalgama y de la corona de Au / Pd, seguido de terapia de eliminación de metal con glutatión, tiosulfato sódico (10%), y tiopronina. También cambió su lugar de residencia.
Después de 6 meses se produjo una mejora significativa de los síntomas. Al mismo tiempo, el test MELISA a la mayoría de los metales se negativizó. En este caso, el test MELISA mostró inicialmente una fuerte sensibilización, especialmente a HgCl2 y Ni, a pesar de los resultados de pruebas de parche resultaron negativos; la relevancia clínica de esta sensibilidad se confirmó por su reducción significativa después de la retirada de los metales dentales pertinentes. Tales casos demuestran una gran ventaja de LTTs en comparación con las pruebas de la piel debido a su capacidad para la detección sistémica, y la imposibilidad de sensibilizaciones por vía dérmica inducida.

 

Paciente con artritis y alergia múltiple a metales

Mujer, 46 años, se presentó con poliartritis aguda de 10 días. Después de la implantación de un alfiler de Titanio. Ella tenía los empastes de amalgama, así como implantes de Titanio. Tras el análisis de obtuvo un resultado de reactividad a nivel de linfocitos, en particular frente a TiO2 (SI = 14,8) y HgCl2 (SI = 6,8). 17 meses después de la extracción dental, así como la quelación con DMPS y DMSA, se produjo una mejoría clínica significativa y se observó la normalización de todas las reactividades a metales. Este caso sugiere fuertemente que la paciente desarrolló sensibilidad no sólo a HgCl2 debido a que contienen Hg amalgamas sino también a Ti debido a la exposición crónica a Ti que contienen los implantes. La inserción de un alfiler de Ti posiblemente proporcionó un efecto de refuerzo que llevó a la aparición de los síntomas clínicos.

 

Paciente con acné, fatiga y dolores de cabeza después aparatos de ortodoncia que contienen Ni

Mujer, 13 años, desarrolló el acné severo, fatiga y dolores de cabeza después de la implantación de brackets de ortodoncia que contenían Ni. Sus linfocitos reaccionaron fuertemente a Ni (SI = 34.2), mientras que la prueba de parche cutáneo a Ni fue negativa. El paciente también tenía alta la interleucina-2 (IL-2) en la sangre.

Cuestionario

CUESTIONARIO MELISA®

MELISA® Es un test para detectar alergia tipo IV frente a metales y otros antígenos, una condición que se ha encontrado presente en pacientes con diferentes enfermedades como síndrome de fatiga crónica, artritis reumatoide, esclerosis múltiple, fibromialgia, etc. Una reacción a metales puede manifestarse de diferentes maneras.

Si completa este cuestionario adecuadamente, nos va a permitir chequear la presencia de los síntomas típicos de la hipersensibilidad y valorar una aproximación de su exposición habitual a metales. Esta información nos va a indicar de forma preliminar si usted puede estar padeciendo una alergia tipo IV frente a metales y puede también ayudarnos a establecer qué metales sería aconsejable incluir en el test.

Por favor, cumplimente este cuestionario tan detalladamente como pueda. Si no conoce algunos datos, haga una estimación. Cumplimentar el cuestionario de la forma más honesta posible va en su propio interés.

Para más información sobre el test MELISA® o la conexión entre metales y enfermedad puede consultar en www.laboratoriocalderon.com y en www.melisa.org

Cuestionario Test Melisa

Selección de metales a analizar

Centro Diagnóstico Calderón ofrece una serie paneles de alergenos para ayudar a los médicos y pacientes a elegir la opción más adecuada para analizar en cada caso. Típicamente, los paneles se basan en la composición de diferentes aleaciones a los que el paciente se puede exponer en su vida diaria por ser los más utilizados en odontología y cirugía. Con el fin de ayudar a escoger el panel que más se ajusta a la exposición particular de cada persona, lo ideal es que, en caso de duda, el paciente se comunique con su proveedor de atención médica para saber la composición exacta de sus empastes, coronas, cables, pines y / o implantes. Para escoger los paneles más adecuados para analizar es fundamental cumplimentar el cuestionario. Con el fin de ayudar a cumplimentarlo y con el fin de proporcionar una información importante para el paciente, a continuación se exponen las fuentes más habituales de exposición a metales:

 

Las restauraciones dentales: (Empastes, coronas, pernos, raíz-empastes, implantes).

  • Empastes de amalgama / plata contienen mercurio, plata, estaño, cobre y zinc.
  • Coronas contener oro, plata, paladio, cobre, cromo, indio, galio, iridio, níquel y más
  • Los implantes se hacen a menudo de titanio, aluminio y vanadio

 

Implantes ortopédicos y corporales tales como reemplazos de cadera, tornillos, clavos y clips son generalmente hechas de los siguientes:

  • Acero inoxidable: níquel, cromo, manganeso, molibdeno.
  • De cobalto-cromo de acero de molibdeno: cromo, molibdeno, níquel, hierro, manganeso, tungsteno, aluminio, titanio, cobalto.
  • Vitallium: cobalto, cromo, manganeso, molibdeno.
  • Titanio: titanio, aluminio, vanadio, níquel (trazas).
  • Nitinol: titanio, níquel.
  • Oxinium: circonio (oxidado).

 

Fumar: tanto activa como pasivamente contienen mercurio, níquel, cadmio y manganeso.

 

Vacunas: pueden contener thimerosal (un conservante a base de mercurio) y aluminio.

 

Medicación:

  • Antiácidos: contienen aluminio
  • Grageas: pueden tener dióxido de titanio (E171) u otros óxidos de metal en su recubrimiento para mejorar su apariencia.
  • Preparados antisépticos utilizados pueden contener mercurio.
  • El bario se encuentra en los fluidos de contraste para rayos x.

 

Piercings y joyas:

  • Bisutería puede contener una gran cantidad de diferentes metales, principalmente níquel, que a menudo causan erupciones cutáneas en pacientes sensibles. El plomo también puede estar presente.
  • En la joyería más cara, el oro amarillo se hace mezclando oro puro con el cobre y el zinc; oro rosa contiene cobre y el oro blanco es una aleación de oro y algunos metales blancos como la plata y el paladio. Otros metales utilizados en joyería son platino, rodio, tungsteno y titanio. El titanio se utiliza a menudo para las perforaciones y hay algunos casos raros de alergia a piercings de aleación de titanio.

 

Cosméticos: dióxido de titanio es ampliamente utilizado en cosmética, presentes en muchos productos, como la sombra de ojos, colorete, esmalte de uñas, loción, lápiz labial, polvo y protector solar. Pigmentos metálicos se utilizan para dar color y actúan como conservantes. Pueden existir los siguientes metales en los productos cosméticos: plomo, mercurio, cromo, aluminio, arsénico, berilio, níquel, cadmio y otros.

 

Tatuajes: Las tintas de color para tatuajes están realizadas a base de metales:

  • Tinta roja: Este es el color que más reacciones alérgicas provoca, ya que está hecho a base de mercurio.
  • Tinta negra: Está hecha básicamente con carbón y es extraño que provoque reacciones alérgicas. No tiene derivados de metales (salvo algunas excepciones)
  • Tinta amarilla: La sustancia que puede generar reacciones en la tinta amarilla es el cadmio y el sulfito de cadmio.
  • Tinta azul: La tinta para tatuajes de color azul está hecha a base de sales de cobalto.
  • Tinta verde: Esta contiene cromo
  • Tinta púrpura o violeta: Ambas son derivadas del magnesio
  • Tinta marrón: De por sí, la tinta color marrón se utiliza muy poco. La misma está formada por pigmentos de rojo Veneciano (hecho de óxido férrico o sales de cadmio)
  • Tinta blanca: están hechos con titanio u óxido de zinc.

 

Los alimentos: los alimentos de las zonas contaminadas pueden contener más metales que otras, ya sea pescado, carne, verduras o frutas. Ademas:

  • Los peces pueden contener altas cantidades de metilmercurio, que se acumula en la cadena alimentaria, por eso los grandes peces predadores contienen más mercurio que los peces más pequeños.
  • Los mariscos pueden contener mercurio, el cadmio y el arsénico.
  • El níquel se encuentra en plátanos, cacao, cereales, verduras y una variedad de otros alimentos.
  • Verduras de zonas contaminadas pueden contener cadmio, paladio, plomo, etc.
  • Comida enlatada puede contener estaño y aluminio.
  • El vino puede contener molibdeno, níquel y plomo.

 

La exposición ocupacional: trabajadores de la construcción, mineros, electricistas, goma / madera / papel / trabajadores de la industria textil, dentistas, peluqueros y pintores son algunas ocupaciones que están más expuestos a los metales en su trabajo.

 

La exposición residencial: vivir cerca de una autopista, aeropuerto, crematorio o fábrica o, por ejemplo, en el mismo edificio de una clínica dental puede conducir a un aumento de la exposición a metales como el paladio, el cadmio, el plomo y el mercurio.

 

PANELES A ANALIZAR

Los metales de cada panel han sido seleccionados de acuerdo a nuestra experiencia con los metales presentes en los materiales dentales y otros de común exposición ambiental. Por favor, consulte con su dentista para encontrar el contenido exacto de sus empastes, coronas o implantes. También tiene la opción de crear un panel de control individual sobre la base de su exposición específica (recomendable), consulte pruebas de alergenos individuales en volante de solicitud. Para recibir orientación al respecto por nuestra parte debe cumplimentar el cuestionario

PERFIL BÁSICO DE AMALGAMA (Cu, Hg, Ni, Ag y Sn)

PERFIL COMPLETO DE AMALGAMA (Cu, Ga, Au, In, Hg, Ir, Ni, Pd, Pt, Ag)

PERFIL DE AMALGAMA, ORO Y RELLENOS DE RAÍZ (Al, Be, Cd, Cr, Cu, Au, In, Hg, Ir, Metil-Hg, Mo, Ni, Pd, Fenil-Hg, Pt, Ag, Timerosal, Sn, TiO2, Zr)

PERFIL DE IMPLANTES DE TITANIO (Al, Ni, TiO2, Ti(SO4)2, V)

PERFIL DE EXPOSICIÓN AMBIENTAL (Al, Cd, Cu, Hg, Pb, Metil-Hg, Ni, Ag, Timerosal, TiO2)

PERFIL AUTISMO (Al, Hg, Metil-Hg, Ni, Pb, Timerosal)

Volante de solicitud de  MELISA

Descargar Volante Test Melisa

Quiero hacerme un test MELISA

Para realizar un test MELISA es necesario que siga los siguientes pasos:

Cumplimente el cuestionario

Envíe el cuestionario a Centro Diagnóstico Calderón a través del correo electrónico: j.calderon@laboratoriocalderon.com, del Fax: 964231497 o haciéndolo llegar a C/Colón nº 37. 12001 Castellón. El personal especializado en Centro Diagnóstico Calderón estudiará el cuestionario con el fin de valorar la idoneidad de realizar el test y, si procede, escoger los alergenos más adecuados para analizar en su caso particular. Centro Diagnóstico Calderón le remitirá un volante de solicitud adecuado a las conclusiones del estudio de su cuestionario y le indicará el centro concertado más cercano a su domicilio en el que usted pueda realizarse la extracción sanguínea.

Póngase en contacto con el centro concertado indicado con el fin de que le proporcionen una cita para realizar la toma de muestra sanguínea.

Acuda a dicho centro con el volante de solicitud debidamente cumplimentado y firmado por usted o por su médico. El personal del centro se encargará de obtener y remitirnos la muestra junto con el volante de solicitud para su posterior análisis. Usted debe concretar con ellos el modo en el que quiere recibir el informe con los resultados.

Interpretación de los resultados. Ejemplo de informe

Ver Informe Interpretación de los resultados.