AirTest para intolerancia a la lactosa - Laboratorio Calderón

AirTest para intolerancia a la lactosa

Test de aire espirado para la intolerancia a la lactosa.

Airtest test espirado centro diagnóstico Calderón

Este test pone en evidencia una posible intolerancia a la lactosa mediante la cuantificación de las concentraciones de hidrógeno, metano y anhídrido carbónico en el aire espirado tras la ingestión de una cantidad controlada de lactosa.

La metabolización de la lactosa por parte de la microbiota del intestino va a generar hidrógeno y/o metano, estos gases van a ser absorbidos, transportados por la sangre y eliminados a través de las vías respiratorias junto al anhídrido carbónico. Así pues, el aumento de la concentración de estos gases en el aliento tras la administración de lactosa nos va a indicar que este disacárido no ha sido absorbido de forma adecuada y por tanto que puede existir una intolerancia o un síndrome de malabsorción de lactosa.

Ejemplos de documentación e informes

Aquí podrás visualizar el ejemplo de solicitud de pruebas tal y como recibirás con el kit, también encontraras un ejemplo de informe como el que recibirás con los resultados, y tanto un pdf como un video con las instrucciones a seguir para la prueba.

Gastos de envío:

Están incluidos en el precio final del kit, salvo cuando las muestras procedan de las Islas Canarias, Ceuta o Melilla; En este caso se abonará un suplemento de 15€ (IVA incl.).

Plazos de entrega:
  • AirTest Para intolerancia a la lactosa: 3 días laborables

70

¿Qué es la lactosa?

Para hablar de la intolerancia a la lactosa, primero debemos saber qué es. La lactosa es un azúcar disacárido que se encuentra en la leche y otros productos lácteos, aunque también puede estar presente como aditivo formando parte de algunos alimentos preparados o como excipiente de algunos medicamentos. Para poder ser absorbida en la mucosa intestinal, la lactosa debe disociarse en dos monosacáridos, la glucosa y la galactosa. La enzima lactasa es la responsable de esta disociación. Si esta enzima falta o no se produce en cantidad suficiente, la lactosa no se va a poder disociar y en consecuencia no se va a absorber en la mucosa intestinal. Esta circunstancia provoca que la lactosa llegue intacta al colon, donde la microbiota va a metabolizarla generando gases como hidrógeno, metano o ácido sulfhídrico, responsables de los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Cuando la deficiencia de lactasa tiene su origen en una alteración genética, hablamos de intolerancia a la lactosa primaria. En este caso no existe otro tratamiento que la supresión de los productos con lactosa. También existe la posibilidad de que la deficiencia de lactasa sea consecuencia de alteraciones más o menos transitorias en la mucosa intestinal como la enfermedad celiaca, el SIBO, infecciones, malnutrición, enfermedad inflamatoria intestinal, etc. En este caso la intolerancia a la lactosa remitirá en la medida en la que la mucosa intestinal vuelva a tener una actividad normalizada.

Air Test, el test de aliento para intolerancias alimentarias y sobrecrecimiento bacteriano

El AIR TEST es un test de aire espirado que presenta la gran ventaja de valorar al mismo tiempo hidrógeno, metano y anhídrido carbónico. Esta circunstancia permite que AIR TEST reduzca de forma significativa en número de falsos negativos y tenga un control sobre la calidad de la muestra, con respecto a otras pruebas de aliento que solo cuantifican hidrógeno.

AIR TEST es uno de los métodos analíticos más utilizado como test de aire espirado, que consiste en medir los gases hallados en el aliento tras la ingestión de una cantidad controlada del azúcar a valorar. El metabolismo del azúcar por parte de la flora del intestino grueso va a generar hidrógeno y/o metano, estos gases van a ser absorbidos, transportados por la sangre y eliminados a través de las vías respiratorias junto anhídrido carbónico.

 
¿Cuáles son las intolerancias a azúcares más frecuentes?

La intolerancia más habitual es la intolerancia a la lactosa, azúcar contenido en los productos lácteos. A esta le sigue en frecuencia la intolerancia a la fructosa, que está presente en multitud de frutas y verduras. Y a esta la intolerancia al sorbitol, también presente en algunas frutas y en las algas rojas. Mucha menos incidencia tiene la intolerancia a la sacarosa, presente en la caña de azúcar y en la remolacha.

 

Sobrecrecimiento bacteriano en intestino delgado

El intestino grueso contiene la mayor concentración de flora bacteriana en nuestro organismo. Cuando parte de esta flora coloniza, algunos segmentos del intestino delgado podemos estar hablando del síndrome de sobrecrecimiento bacteriano. Este se puede manifestar con distensión, flatulencias, dolor abdominal, diarrea, pérdida de peso, alteración de algunos nutrientes, etc. Las causas pueden ser diversas y es recomendable visitar a un especialista en aparato digestivo. El tratamiento suele consistir en la administración de antibióticos de amplio espectro.